Foto: Getty

Por Valentina Calderón:

Los Santos de Nueva Orleans están por empezar una nueva etapa sin el líder histórico en yardas de pase de la NFL, Drew Brees, quien decidió anunciar su retiro de las canchas en marzo. Un gran reto que tendrá la franquicia sin su jugador estrella, un gran reto que tendrá el entrenador en jefe escogiendo al remplazo, y un gran reto para el mariscal de campo a quien le toque intentar llenar los botines del número 9. Nueva etapa de los Santos de Nueva Orleans.

Brees vistió los colores de los Santos por 15 temporadas, en 7 de éstas lideró la liga en yardas de pase, en 5 superó la marca de 5,000 yardas, y en 10 lanzó para al menos 30 anotaciones. Con Brees llamando las jugadas, el equipo llegó a los playoffs en 9 ocasiones, incluyendo la primera victoria en un Super Bowl en la historia de la franquicia, en donde fue nombrado MVP.

Las últimas dos temporadas para el veterano estuvieron llenas de lesiones, por lo cual se perdió de 5 partidos en el 2019 y 4 en el 2020. La inteligencia, el talento, la ética de trabajo, y el liderazgo del jugador que fue nombrado 13 veces al Pro Bowl, serán muy difíciles de remplazar, pero los Santos tendrán que estar listos para una nueva etapa.

Sean Payton, fue nombrado entrenador en jefe en el 2006, el mismo año en el que llegó Brees al equipo. Juntos lograron crear una cultura ganadora en el equipo, pues desde su primera temporada llevaron al equipo al primer partido por el campeonato de la Conferencia Nacional en la historia, en donde perdieron contra Chicago.

Si bien, Payton tiene un gran reto por delante, pero cuenta con dos grandes quarterbacks en la plantilla que podrían remplazar a Brees, Taysom Hill y Jameis Winston, los cuales tendrán que demostrar quién merece más el puesto titular.

Con la lesión de Brees en el 2020 que lo hizo perderse 4 partidos, fue Taysom Hill quien recibió la confianza y jugó todos los encuentros, ganando 3 de éstos. Tuvo una eficacia muy parecida a la de Brees, completando 70% de sus pases, logrando 220 yardas y 4 anotaciones.

Winston está en su segunda temporada vistiendo los colores de los Santos, pues le ofrecieron contrato para un año más. Fue la selección global número uno del Draft del 2015 por los Bucaneros y es considerado un mariscal de campo tradicional dentro de la bolsa de protección, haciéndolo mucho más avanzado pasando el balón que Hill. Ha completado 61% de sus pases y lanzado para 121 anotaciones en toda su carrera, pero comete errores muy grandes sumando 88 intercepciones y 50 fumbles.

La ofensiva de Nueva Orleans seguirá siendo muy efectiva, pues Michael Thomas regresa por completo a la plantilla, después de haber batallado con una lesión en el tobillo la temporada pasada. El receptor abierto impuso el récord de productividad en sus primeras 4 temporadas dentro de la NFL y lideró la liga en recepciones en el 2018 y 2019, siendo nombrado el mejor jugador ofensivo de la NFL en el 2019.

 

Alvin Kamara es una pesadilla para las defensivas, es de los corredores más efectivos y uno de los receptores más peligrosos de la liga. En el 2017 fue nombrado el mejor novato ofensivo, y ha logrado apariciones en el Pro Bowl en las 4 temporadas que ha estado en la liga. Su mejor temporada fue la pasada, teniendo los números más altos en su carrera, corriendo para 932 yardas y 16 anotaciones, y 83 recepciones por 756 yardas.

El reto que tienen los Santos es enorme sin el histórico Drew Brees, pero tienen una plantilla llena de talento y calidad para lograr grandes cosas. Winston y Hill tendrán que demostrar quien merece ser el quarterback de la franquicia, los jugadores estrella tendrán que seguir jugando a un gran nivel para hacer la transición más sencilla, y Sean Payton deberá demostrar que es uno de los mejores entrenadores, aunque no cuente con el histórico número 9 en el equipo.

Francisco González García

NACIONDEPORTES