España en un proceso de reconstrucción

La Eurocopa es esa competición en la que no importa lo bueno que sea un jugador, ya que solo pertenecerá a su propio país, sin tener la opción de moverse entre naciones para juntar a los mejores jugadores. De las mismas naciones depende el tener una buena cuna de futbolistas y eso es algo que se ve en algunos lugares como Francia, España o Alemania entre muchos otros. España, a por la cuarta Eurocopa de su historia.

En el caso de España, el fútbol siempre ha visto una gran calidad, sobre todo en este nuevo siglo XXI, cuando los españoles lograron alzar hasta dos trofeos de la Eurocopa seguidos, con una merecida Copa del Mundo en medio de esa gesta. Este verano, intentará lograr la que sería su cuarta copa, aunque no lo tendrá nada fácil puesto que sus rivales llegan en muy buena forma a una edición muy internacional.

Todo en juego y mucho que perder
Desde que en 2008 Luis Aragonés formara una plantilla que pasaría a la historia, el juego de la Selección Española ha cambiado mucho: las combinaciones y el control sobre la posesión ha causado sensación entre todos aquellos amantes del fútbol en vivo , que han visto cómo lograban dominar el juego y ser mejores en conjunto que cualquiera de sus rivales. Tanto es así que su gesta no se había visto antes ni tampoco después, ya que lograr dos campeonatos continentales y un Mundial es más que complicado.


Pero toda racha tiene su fin y la Selección Española se vio obligada a realizar un rejuvenecimiento de su calidad, dándole paso a nuevas estrellas muy jóvenes. De hecho, para esta presente edición de la Eurocopa, Luis Enrique se encargó de sacar una lista de convocados que generó bastante polémica ya que algunos nombres importantes como Sergio Ramos, Canales o Jesús Navas, de sobrada experiencia y calidad, no fueron llamados a la convocatoria.


No obstante, las cualidades y el buen hacer del fútbol español siguen intactos con con la plantilla actual plantilla actual, con nombres que están llamados a estar entre los mejores del mundo como Pedri, del FC Barcelona. La veteranía se junta con la juventud y la Selección Española está preparada, pero tendrá por delante un duro reto que empezará con el Grupo E de la competición. Suecia, Polonia y Eslovaquia son las naciones a batir y no se podrán permitir muchos fallos.

Aunque la preocupación de los jugadores de España no solo radica en su fase de grupos, sino en que, en el caso de pasar, tendrán que lidiar con fuertes combinados. Y es que hay fuertes selecciones como Francia, la actual Campeona del Mundo, que tiene jugadores de muy alta calidad y una combinación de jugadores que será difícil de vencer.

En el caso de Portugal, por ejemplo, es muy significativo ya que ganaron la novedosa Nations League después de la última Eurocopa, por lo que también vienen lanzados a hacer algo grande. Inglaterra, Alemania, Italia… son muchas las selecciones llamadas a llegar a la final, por lo que España tendrá que poner mucho esfuerzo sobre la mesa para demostrar que es mejor equipo que los demás.

Francisco González García

NACIONDEPORTES