Francia 1-0 Alemania

Por Valentina Calderón:

Los octavos de final de la Eurocopa han sido muy emocionantes y sorpresivos, pues los favoritos para levantar la copa han quedado eliminados. El campeón del mundo, el vigente campeón de la Eurocopa, y el equipo que regresaba a una competición elite, son las grandes decepciones de la Eurocopa 2020.

Francia era favorito para coronarse campeón, pues cuenta con la plantilla más completa en todos los sectores del campo, con una generación dorada que ganó el Mundial del 2018. Los ‘blues’ lograron quedar en primer lugar del grupo de la muerte para así enfrentarse al tercer lugar del Grupo A, Suiza.

Puedes leer: Cristiano Ronaldo se despidió como máximo goleador de la Eurocopa 

El equipo suizo comenzó ganando el encuentro, pero en el lapso de dos minutos Karim Benzema demostró tener un lugar merecido en la Selección, marcando un doblete. Paul Pogba agregó el tercer gol al marcador con un golazo de fuera del área, pero en los últimos 10 minutos del partido Suiza logró empatar de forma dramática.

El encuentro se definió en la tanda de penaltis, en donde el villano fue uno de los mejores jugadores del momento, Kylian Mbappé, al fallar el último penal para dejar la tanda en un 5-4 favor los suizos. El equipo dirigido por Didier Deschamps dejó mucho que desear en varias de sus actuaciones de la Eurocopa, pues de ser el gran favorito se convirtió en la gran decepción.

Portugal llegó a los octavos de final con muchas dificultades, pues se posicionó en tercer lugar del grupo de la muerte apenas por delante de un equipo húngaro que hizo un gran torneo. De esta forma, el equipo lusitano se enfrentó a Bélgica el actual número 1 en el Ranking FIFA, y equipo que llegaba con un paso perfecto al haber ganado los tres partidos de la fase de grupos, quedando en primer lugar del Grupo B.

 

Uno de los partidos más interesantes de los octavos de final, pues ambos equipos cuentan con jugadores de alto nivel, pero el equipo portugués era favorito. El único gol del partido fue de Thorgan Hazard al filo del descanso, y así los ‘Diablos Rojos’ ganaron el encuentro. Cristiano Ronaldo tuvo una actuación muy discreta, en lo que pudo haber sido su último partido de una Eurocopa a sus 36 años.

Fernando Santos buscaba convertirse en el primer director técnico en coronarse rey de Europa de forma consecutiva. Santos tomó las riendas del equipo en septiembre del 2014 y logró llevar al equipo a los primeros campeonatos de su historia, el primero siendo la Eurocopa del 2016, y el segundo al ganar la primera edición de la UEFA Nations League en el 2019. Por darle estos éxitos al equipo, es muy probable que siga a cargo de los lusos a pesar de la decepción en esta Eurocopa.

El equipo de los Países Bajos hacía su regreso a una competición élite, después de haber quedado fuera de la Eurocopa del 2016 y del Mundial del 2018. El equipo de los ‘Tulipanes’ llegaba a los octavos de final invictos, para enfrentarse a la República Checa que quedó en tercer lugar de su grupo.

La expulsión de Matthijs de Ligt marcó un cambio significativo en el partido, pues el equipo de la ‘Naranja Mecánica’ quedó condicionada con 10 jugadores. Los checos se fueron para delante y marcaron dos goles, uno de éstos siendo anotado por Patrik Schick quién lleva 4 goles en 4 partidos. Ni Georginio Wijnaldum, ni Memphis Depay lograron hacer la diferencia, por lo cual se dio la primera sorpresa en la ronda de eliminación.

 

El equipo dirigido por Frank de Boer mostró una cara totalmente diferente a la de la fase de grupos. De Boer renunció a su cargo como director técnico de los Países Bajos al no haber cumplido el objetivo mínimo de llegar a los cuartos de final, pues de haber sido así, su contrato hubiera sido automáticamente renovado.

La Eurocopa nos demostró una vez más que todo puede suceder en el futbol. El gran favorito quedó eliminado desde los 12 pasos, el equipo lusitano no logró defender su título, y los Países Bajos siguen sin lograr recuperar ese gran nivel que nos hizo apodarlos la ‘Naranja Mecánica’. Los partidos que vienen serán muy interesantes, pues ya vimos que ningún equipo, por más favorito que sea, tiene una victoria asegurada.

Francisco González García

NACIONDEPORTES