Categorías: Más DeportesNBA

Zion Williamson tuvo su mejor noche como profesional

Publicado hace el

Tuvieron que pasar meses para poder ver el debut del seleccionado número uno del Draft de la NBA, pero una vez que eso sucedió, no fue necesario esperar mucho para ver su magia. Zion Williamson brilló en la victoria sobre Portland y convirtió el 11 de febrero de 2020 en su primera gran noche dentro de la liga.

En su debut consiguió 22 puntos.

El día que pisó por primera vez la duela de la NBA, bastaron solo 13 minutos para anotar 17 puntos y hacer que su carrera pareciera como algo prometedor. Desde ese momento hizo buenas jugadas los demás partidos, pero en ninguno consiguió los números de su primer duelo.

Eso fue hasta la noche en la que enfrentó a Portland, porque su actuación fue aún mejor que en su debut y firmó su gran noche en la liga. Logró poner su nombre junto a algunos de los mejores jugadores que han pisado las duelas de la NBA.

Te recomendamos: ¿Cuándo será el Juego de Estrellas de la NBA 2020?

Te puede interesar: ¿Los Raptors están mejor sin Kawhi Leonard?

A sus 19 años, ya hizo historia.

Puede interesarte

Terminó la noche con 31 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias, lo cual lo convirtió en el quinto jugador en conseguir esos números a esa edad. Los demás son LeBron James, Kevin Durant, Luka Doncic y la leyenda, Kobe Bryant, eso habla muy bien de su futuro en la liga.

Eso no fue lo único que puede presumir de ahora en adelante, también es el sexto jugador menor de 21 años en tener 5 juegos con 20 o más puntos junto a Kyrie Irving, LeBron James, Andrew Wiggins, Carmelo Anthony y Luka Doncic.

También es la cuarta selección número 1 más rápida en la era del Draft en tener su primer juego de 30 puntos (noveno juego). Es el más rápido desde Allen Iverson (1er juego).

Fue el único jugador en tener 30 o más puntos en el partido.

Nueva Orleans se impuso 138-117 a los Trail Blazers y aunque no tenían a Brandon Ingram, Zion Williamson brilló en la victoria sobre Portland y tiene cada vez más motivos para demostrar el por qué era el prospecto más codiciado el año pasado.