Categorías: Futbol Internacional

Tottenham sería el nuevo equipo de una estrella ‘merengue’

Publicado hace el

El mercado sigue abierto y podrían darse algunas sorpresas de último momento. Una estrella del Real Madrid arribaría a la Premier League para disputar la nueva temporada. Tottenham sería el nuevo equipo de Gareth Bale.

El galés estaría en la lista de transferibles del cuadro blanco.

Para nadie es nuevo que Zinedine Zidane lo quiere fuera de su plantilla por lo poco que ha colaborado y las lesiones que sufre constantemente. Incluso Florentino Pérez, Presidente de los 'Merengues', no tendría problema para dejarlo ir.

Además, la relación de este atacante con el francés parece estar quebrada. Hasta el jugador ha llegado a creer que ya no es importante en el Madrid. Para el bien del club y Bale, sería bueno que rompan su relación.

Te puede interesar: Barcelona tendría cerrada la llegada de un nuevo delantero

También podrías leer: ¿Más problemas? El inusual pedido que le hará el Barcelona a Messi

De acuerdo a la información de Mark Ogden, periodista de ESPN, Tottenham sería el nuevo equipo de Gareth Bale y le arrebataría este fichaje al Manchester United. Los 'Red Devils' tendrían la intención de buscar una cesión.

La opción del cuadro londinense le seduce más al jugador.

De darse este traspaso, Bale retornaría al club que lo hizo brillar entre 2007 y 2013. En verano de 2013, los 'Blancos desembolsaron 101 millones de euros por el galés creyendo que se convertiría en una estrella.

Por si te lo perdiste: Neymar recibiría una dura sanción tras pelea en el Clásico de Francia

Los 'Spurs' están dispuestos a repatriar al atacante con una opción de préstamo, pero el problema es que deben pagar todo el salario del jugador. El Real Madrid ya no quiere 'abonar más dinero' en la cuenta del galés.

Bale gana 14 millones de euros anuales.

¿Qué pasará en los próximos días? Dos equipos están detrás del seleccionado nacional de Gales y ambos buscan una cesión, pero el salario se ha vuelto un problema. En cambio, Ole Gunnar Solskjaer y José Mourinho no pierden la esperanza.