Categorías: Futbol Internacional

Pepe Reina relató cómo fue su batalla contra el Coronavirus

Publicado hace el

Desde que se desató la pandemia mundial, los casos de futbolistas infectados han ido en aumento. Desde Paulo Dybala hasta  Ezequiel Garay del Valencia, aunque son pocos los que han relatado su experiencia, como Pepe Reina que también tuvo coronavirus y no tuvo miedo en contar la pesadilla que vivió.

El portero se encuentra aislado con su familia.

Su historia en el futbol empezó con el Barcelona, después se consolidó con el Villarreal y tuvo sus mejores años con el Liverpool. Actualmente, el arquero de 37 años milita en el Aston Villa y no le queda mucho tiempo como profesional o al menos eso es lo que se piensa.

El caso de contagio de Reina no fue muy sonado, de hecho pocas personas se enteraron. El guardameta no lo publicó en sus redes sociales, porque solo se dedicó a recuperarse, ya que él narró todo lo que vivió como una de las peores experiencias por las que ha tenido que pasar.

Te recomendamos: El futuro de Diego Lainez estaría en otro equipo

Te puede interesar: Real Madrid reducirá sueldos a causa del COVID-19

Se preocupó desde que notó los primeros síntomas.

"Estuve aislado desde que noté los primeros síntomas del virus. Tuve fiebre, tos, dolor de cabeza que nunca pasaba, me sentía cansado. Me asusté cuando me faltó aire durante 25 minutos, como si mi garganta se hubiera cerrado y el aire no pudiera pasar", comentó en una entrevista para el diario italiano ‘Corriere dello Sport’.

Los primeros días estuvo encerrado en su habitación, según narra el veterano portero. Además, aprovechó para mandar un mensaje a todas las personas diciendo que los futbolistas son muy privilegiados por poder pasar por esta situación en sus casas y que ahorita, la salud es primero.

Actualmente se encuentra mucho mejor.

Después de que Pepe Reina tuvo Coronavirus, sigue aislado en su casa con su familia porque es la única forma en la que puede seguir ayudando, manteniéndose en cada y evitando que el contagio siga. Así muy pronto todos podrán seguir con sus vidas, incluida la suya bajo los tres palos.